Alberto Durero

Alberto Durero

Autorretrato al óleo de Durero.

Considerado el máximo exponente del Renacimiento germánico, Alberto Durero nació con una habilidad y pasión innatas por el arte plástico.

Su técnica artística predilecta fue el estampado de, dibujos tallados en madera, sobre papel. Fue tal la pericia que demostró en este menester, que a la edad de 20 años ya comenzaba a codearse con los principales artistas de Europa, entre ellos, Leonardo y Raphael.


Datos del artista
Nombre (en alemán): 
Albrecht Dürer.
Nacionalidad: 
Sacro Imperio Romano Germánico, actual Alemania.
Año de nacimiento: 
1471, Núremberg.
Año de muerte: 
1528, Núremberg.
Estilo: 
Renacimiento, Escuela alemana.

Hijo de un reconocido orfebre y ahijado del propietario de la principal imprenta de Núremberg. Durero se crió en un ambiente donde el trabajo equivalía a la creación artística, su padre intentó que siguiera sus pasos, el joven respondió bien y demostró gran destreza en el trabajo del oro. Sin embargo tal fue su habilidad en las artes gráficas, que aprendía de su padrino, que finalmente se decantó por dedicar su vida a ello.

Los grabados de Durero, son de factura impecable, y de un realismo asombroso, ello le valió para trabajar para la monarquía y la iglesia desde muy joven.

A parte de los grabados, también produjo cuadros al óleo durante toda su carrera, en los cuales se aprecia su gran habilidad artística, hoy en día son considerados paradigmas del renacimiento europeo. No se conformó con plasmar figuras en las telas, sino que realizó un aporte conceptual y técnico de gran riqueza, a la pintura y la simbología religiosa.


Cuadros de Durero

La siguiente es una selección de los 12 cuadros más célebres de Durero.


  • "Adán y Eva"

    Díptico pintado por Alberto Durero en 1504, se trata de una de las representaciones pictóricas más reconocidas hasta nuestros días del relato bíblico.

    Por separado muestra a los dos primeros habitantes humanos de la tierra. Desnudos y tapados con hojas, en ambos cuadros aparece la manzana, en el caso de Eva también aparece la serpiente.

    La composición es sencilla y elocuente, ambos personajes parecen establecer el diálogo bíblico, donde la mujer seducida por la serpiente ofrece con naturalidad el fruto prohibido al hombre, quien boquiabierto accede de buena gana a todo lo que la mujer le propone.

    Las proporciones anatómicas de los dos personajes, guardan los cánones de belleza clásicos, también la coloración del lienzo observa las más estrictas normas académicas del momento. Estas telas se encuentran actualmente en el Museo del Prado, en Madrid.


  • "Liebre joven"

    Obra también conocida como Feldhase, sin duda es el retrato de roedor, más célebre de la historia. Pintado en aguada y acuarela sobre papiro, por Alberto Durero en 1502.

    El trabajo descriptivo es tan meticuloso, que el autor se permite el lujo de indicar que se trata de un espécimen joven, tal como sus características anatómicas corroboran. La pintura fue realizada durante un corto periodo en que el artista se interesó en la observación del entorno y el naturalismo, época que con calidad fotográfica también pintó otra de sus obras, inspiradas en la naturaleza, más famosas: "Gran mata de hierba".

    Actualmente la obra se encuentra en el museo Albertina, Viena.


  • "Adoración de los Magos"

    Obra de Alberto Durero, al óleo sobre tabla de madera, pintada en 1504 por encargo del rey Federico III de Sajonia.

    En la pintura destacan los muchos elementos del renacimiento italiano que, los cuales el pintor comenzó a incorporar poco a poco en sus obras. Esta concretamente fue realizada justo a la llegada del artista de un viaje a Venecia, por ello en la composición se distinguen claras influencias de la escuela veneciana, especialmente en los colores empleados y en las posturas corporales de los personajes. Las figuras recuerdan rasgos típicos en pinturas de Bellini, Raphael y Mantegna.

    Se encuentra actualmente en la Galería Uffizi, Italia


  • "Adoración de la Trinidad"

    Retablo de Alberto Durero, representación religiosa realizada sobre madera, con pintura al óleo y témpera, año 1511.

    Composición modélica del estilo renacentista alemán, en la parte superior del cuadro muestra al Espíritu Santo, al Padre y al Hijo, de arriba a abajo en este orden, e inscritos en un triángulo invertido de nubes. La cruz enarbolada por ángeles es mirada por la muchedumbre, que también flota en las nubes.

    Actualmente se encuentra en el Museo de Historia del Arte de Viena.


  • "Autorretrato a los 26"

    Autorretrato de Alberto Durero, se trata de uno de los más reconocidos, como mínimo se atribuyen al pintor, 4 composiciones de el mismo en diferentes edades, este concretamente es a la edad de 26 años.

    Actualmente forma parte de la colección propia del Museo del Prado, Madrid.


  • "Los cuatro apóstoles"

    Pintura religiosa de Alberto Durero, realizada al óleo sobre tela entre los años 1517 y 1526.

    En el lienzo izquierdo aparecen Juan y Pedro, ambos mirando el texto evangélico escrito por el primero. A la derecha Marcos (al fondo), sosteniendo lo que se cree que es su evangelio y Pablo (de blanco) sosteniendo la escritura completa, y un bastón. Los 4 personajes crean una dinámica con sus miradas, siendo San Pablo quien es el único que escapa hacia afuera con sus ojos.

    La obra fue realizada en un contexto histórico de plena reforma protestante, quienes por definición no aceptan las imágenes icónicas, por considerarlas paganas. Por ello las creaciones de los protestantes, quedaban relegadas al ámbito de lo privado, y no se consideraban como piezas de valor religioso.

    Actualmente este díptico se encuentra en la Pinacoteca Antigua de Múnich.


  • "Fiesta del Rosario"

    Cuadro de festividad religiosa, pintado por Alberto Durero en 1506. Considerada la pintura más representativa e importante de su carrera. Una composición eximia, reconocida como tal desde el primer momento, esta catapultó al pintor hacia las más altas esferas de fama y reconocimiento.

    El cuadro presidido por la Virgen María y el Niño, los muestra otorgando una corona a los 2 personajes arrodillados, uno a cada lado: el Papa Julio II y el emperador Maximiliano I de Habsburgo.

    Actualmente es parte de la exposición permanente de la Galería Nacional de Praga.


  • "Gran mata de hierba"

    Acuarela de Alberto Durero, pintada en su taller de Núremberg, en 1506. Esta junto a "Liebre joven", son los dibujos naturalistas más destacados del pintor.

    Es tal la calidad de su factura, que se puede distinguir exactamente las especies de vegetales que figuran en el cuadro.

    Actualmente se encuentra en el museo Albertina, de Viena.


  • "Jesús entre los doctores"

    Retrato múltiple, de marcadas características renacentistas, pintado al óleo sobre madera, por Alberto Durero, a la edad de 35 años, en 1506. Época en la que ya sus contemporáneos le tenían en gran consideración.

    La composición discurre en una dinámica de miradas confluyentes en el personaje principal, el cual así destaca naturalmente. Las expresiones plácidas y el colorido rico, son los elementos más identificables del renacimiento

    El cuadro pertenece actualmente al Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, donde está expuesto.


  • "Manos orando"

    Estudio anatómico de las manos, dibujado con tinta negra y blanco de plomo (Albayalde), sobre papel azul, por Alberto Durero en 1508. También conocido como "Estudio de las manos de un apóstol".

    Considerado magistral por su perfección descriptiva y simplicidad.

    Actualmente se encuentra en el museo Albertina, en Viena, Austria.


  • "El martirio de los diez mil cristianos"

    Este es un cuadro considerado como muy raro, en el catálogo de Alberto Durero, por el aspecto caótico de la composición, la temática basada en una leyenda y el extraño autorretrato que aparece en el centro del lienzo, donde el artista sujeta una pancarta, donde se lee su firma.

    Pintado en 1508 por encargo de Federico III de Sajonia, quien quería colgar la pintura en una habitación dedicada a las reliquias cristianas.

    Vegetación frondosa, terreno escarpado y 140 personajes divididos entre europeos y orientales, estos últimos aniquilando a lo primeros, con toda suerte de torturas y métodos brutales.

    La tela está conservada en el Museo de Historia del Arte de Viena, Austria.


  • "Retrato de Jakob Muffel"

    Retrato de Alberto Durero, pintado hacia el final de su vida, en 1526. El artista saca a relucir todo su talento, estilística renacentista, realismo para plasmar este fino retrato, hecho a Jakob Muffel, cargo público en Núremberg, y quien moriría ese mismo año.

    Actualmente se encuentra en la pinacoteca La Gemäldegalerie, en Berlín, Alemania.

¿Quieres un cuadro al óleo, inspirado en Durero, en tu casa?
Pídelo en la sección de cuadros al óleo personalizados

Relacionados:


↑Subir